NOVEDADES

Llegó el libro de la famosa cuenta "Deco por dos mangos". La marplatense, radicada en Brasil, se posicionó en la red brindando técnicas y asesoramiento que animan a las personas a encarar cambios en sus hogares. “Tu casa te tiene que hacer feliz y eso es lo principal, antes que cualquier ley estética” asegura.

¿Quién no recurrió alguna vez a los tutoriales de “Deco por dos mangos” para averiguar cómo pintar un mueble, qué hacer con un piso muy gastado, cómo mejorar el baño o sacar ideas para hacer más funcional algún rincón de la casa?

Ahora, todos los principios de “democratización del diseño” y enfoque en los sentimientos que la marplatense Julieta Vasile despliega, con frescura y alegría, en su popular cuenta de Instagram, están unificados en un libro, publicado este mes por Editorial Albatros.



Vasile, quien hace algunos años vive con su familia en Brasil, combinó sus dos pasiones, la decoración y la comunicación, en una iniciativa que se convirtió en su emprendimiento y que, actualmente, siguen más de 500.000 personas en Instagram.

La emprendedora intenta plasmar, en cada una de sus publicaciones, ideas para encarar proyectos y cambios en nuestros hogares, grandes o pequeños, según nuestra necesidad y/o presupuesto, pero apuntando a “vivir mejor”.

“Tu casa te tiene que hacer feliz y eso es lo principal, antes que cualquier ley estética” aseguró, en una charla con LA CAPITAL, en la que confió que “los marplatenses somos un poco buscas” y que estos tristes días de confinamiento por Covid-19, se convirtieron en “temporada alta de hogares”, por lo que ha recibido una enorme cantidad de consultas para mejorar los ambientes.

Vasile predica y aplica su idea de hacer las cosas uno mismo. De hecho, la foto de la tapa de su libro la sacó en su casa “apretando el control remoto con el dedo del pie. No digo que sea la mejor foto… sino que es la mejor que yo logré hacer sin ayuda de nadie” expresó, orgullosa.

Ese espíritu es el que la llevó a coser un encaje antiguo en las mangas del vestido que compró en una tienda para su casamiento, o hacerse una vincha con moños para recibir un premio de emprendedores el año pasado.

“Siempre que tengo que enfrentar un momento importante elijo hacer algo yo misma, que me transmite seguridad porque lo hice yo y me recuerda que aunque no sea perfecto es mi creación. No es la mejor… es única” sostuvo.

“Los marplatenses somos buscas. Si no podemos de una forma, nos rebuscamos para hacer las cosas de otra” definió la diseñadora y publicista Julia Vasile.

– ¿Cómo se dio la posibilidad de dar el salto del blog al libro?
– El mundo digital es maravilloso, te da la versatilidad de producir contenido nuevo todo el tiempo, responder consultas y hasta preguntarles a los seguidores.Pero también tiene eso de efímero, que el contenido que hiciste hace un año queda olvidado y en este mundo instantáneo también se necesita un libro que consolide todos esos conceptos y consejos que se necesitan a la hora de decorar.Muchos seguidores pedían por el libro y por suerte Editorial Albatros se comunico para poder hacer esto realidad.

– Al ir trabajándolo, ¿te planteaste algún objetivo distinto a los del material en Instagram?
– A través de un libro podés ir profundizando mucho más en los temas y la idea es que impulse al cambio, a generar transformaciones en las casas. Mi idea es dar las herramientas prácticas y simples para que ese cambio sea posible y, obviamente, mi objetivo es que las personas vivan en un hogar que lo sientan suyo, que les encante, que cuando lleguen a sus casas se sientan en el mejor lugar del mundo… su hogar.

– ¿Cómo fue llevar la comunicación de las técnicas, del formato de los tutoriales/videos al lenguaje escrito?
– El video tutorial es magnífico para explicar técnicas, pero la decoración de una casa no es solo la recopilación de técnicas, es el desarrollo creativo de combinación de estilos, paletas de color, distribución y composición.Esto que suena tan difícil en el libro se explica con claridad con ejemplos fotográficos e ilustraciones para que luego lo puedas realizar en tu hogar.

– ¿Podés contar un poco de tu concepto de democratización del diseño?
– Por mucho tiempo decorar o el diseño de interiores era algo posible solo para una parte de la sociedad.Como diseñadora lo que más me interesa es que todos vivan mejor y para esto trato que mis ideas se apliquen a todos los tipos de casa y todos los presupuestos.
Técnicas e ideas que solo unos pocos expertos y gente del rubro conocía son compartidas y vemos en el día a día como personas con toda clase de presupuesto y tipos de casa hacen arreglos y cambios para vivir en un hogar que les encante. Soy una real convencida que si explicás con amor y pasión y compartís tu conocimiento pueden ocurrir cambios excepcionales.



– ¿Cómo es el día a día de ser emprendedora, trabajar de forma independiente?
– Amo ser emprendedora, todos los días es como si fuera a jugar, no a trabajar. Además me encantan todas las partes del proceso, desde grabar, responder consultas, ayudar a la gente descubrir nuevas técnicas. Cada área de mi emprendimiento me parece maravillosa.
Antes de tener el blog, diseñar láminas, pintar un cuadro, arreglar una pared eran parte de mi hobby y eso realizaba en mi tiempo libre. Podríamos decir que lo que me divertía pasó a ser mi actividad principal y no lo que hacía en el tiempo de ocio. Por eso soy tan agradecida de poder vivir de lo que me apasiona y me comprometo a dar lo mejor de mí en cada tarea.

– ¿Notás muchas diferencias en tu rubro entre Mar del Plata y Brasil?
– Brasil es muy distinto socialmente a la Argentina. Y tal vez también Mar del Plata a Capital Federal.Hace unos años cuando me veían con el taladro o pintando una pared se sorprendían y me preguntaban cómo aprendí a hacer esas cosas. Pero lo cierto es que mis amigas y mi familia todos hacemos de todo. Desde prender el fuego para hacer un asado, irnos a surfear, pintar, coser y muchas más cosas, que a otras personas las sorprende.Pero siempre digo que a los marplatenses nos dicen que somos re buscas y es un poco así. Si no podemos de una forma nos rebuscamos para hacerla de otra. Pero lo hacemos!

– En este contexto de aislamiento social preventivo ¿es una opción proactiva, terapéutica, encarar un proyecto de renovación en casa?
– Creo que es “temporada alta de hogares”. Mucha gente que llegaba a su casa a la noche para cenar e irse a dormir y salir al mañana siguiente, de pronto nunca antes pasó tanto tiempo allí y empieza a ver los detalles, todo lo que hay para arreglar o todo lo que podría mejorar.
Siempre trato de sacar lo mejor de cada circunstancia y aunque, claro, que esta pandemia es el escenario menos esperado, mi recomendación es sacar la mejor versión de la situación. Que, claro, puede ser mejorar el espacio de tu casa, que pasó a ser tu refugio en estas circunstancias.

– ¿Cambiaron, crecieron las consultas que te hacen en este momento?
– Sí, es impresionante, todos consultan: ¿Cómo pinto tal cosa? (risas). No puedo creerlo. Siempre digo que el pincel es mi gran psicólogo. Ayuda a que todos los problemas desaparezcan mientras pinto. Es una terapia hermosa.Y aunque esos problemas después vuelven a mi cabeza yo ya estoy tan feliz con el resultado que la entretengo mirando el cambio que hice.
También notamos que nos envían muchos cambios que hacen en sus casas y lo que es más hermoso es que lo hacen en familia.

– ¿Recomendás iniciar un proyecto integral, ambicioso o pequeños cambios de a uno por vez?
– Muchas veces la economía no nos permite un cambio rotundo de un día para otro. Y por no poder hacer ese cambio rotundo no hacemos nada. Yo propongo que hagan los pequeños o grandes cambios que su bolsillo les permita. Y disfruten de ese cambio hasta que puedan acceder al próximo. Esto hace que la ansiedad baje y seamos agradecidos. El disfrutar el proceso es también muy importante a la hora de decorar ya que puede llevar tiempo ver el resultado como lo imaginamos.

– ¿Es importante tener una visión, una idea clara de lo que se quiere lograr al final? Y para ello ¿Qué herramientas contribuyen?
– Los diseñadores no somos seres mágicos que improvisamos ideas fantásticas. Simplemente tenemos un plan de lo que vamos hacer y lo dividimos por etapas.
La planificación es super importante, para esto necesitamos visualizar… si sentís que la visualización no es tu fuerte, siempre podes apoyarte de herramientas de diseño y tableros de inspiración que te guíen en este rumbo.
Atenti que también ese plan se va modificando, porque tal vez no encontramos la lámpara que nos gustaba pero si una promo fantástica de otro modelo parecido. Hay que planificar y hay que ajustar. Las dos cosas son importantes en este trayecto.

– Por tu experiencia ¿Qué se debe priorizar: imagen, estética, funcionalidad?
– Yo creo que evolucionamos a 3 vértices: funcionalidad y estética, pero también cómo nos sentimos con eso. Tal vez un cuadro es hermoso pero te lo regalo tu ex suegra y lo odias, o tal vez un mantel no combina tanto y lo tenés que lavar todo el tiempo, pero lo bordó tu abuela y te hace feliz. Los tres vértices son importantes pero yo me enfoco en el de los sentimientos primordialmente. Tu casa te tiene que hacer feliz y eso es lo principal, antes que cualquier ley estética.



– ¿Hay miedo de que las cosas salgan mal y, en vez de ahorrar, gastar más? Y si te equivocás o no te gusta el resultado ¿Es irreversible?
– El costo de hacer uno mismo es mucho menor al que contratar un profesional lo que hace que las personas que no podían acceder a esto se animen a realizarlo. Claro que no va a quedar como un profesional las primeras veces. Pero siempre va a quedar mejor que antes (risas).
Todo lo que pintes se puede volver a pintar. Así que no hay que tener miedo, sino animarse.

– Para casos de falta de experiencia/conocimiento de técnicas ¿Hay algún área por la que convenga comenzar para ir tomando confianza?
– Siempre empezar con algo chico para tomar confianza, pintar un mueble o un pedacito de pared puede ser el comienzo. Como todo, la práctica hace al maestro. Te puedo asegurar que yo no era la más prolija trabajando, a todo se le agarra la mano. Y esto no va a ser la excepción.

– ¿Hay algún kit básico de elementos/herramientas que recomendás tener?
– Siempre tener las herramientas organizadas y a mano. Y también guardarlas y cuidarlas después de usarlas. Si no, vamos a la ferretería en busca de algo y después descubrimos que ya lo teníamos (risas). Un pincel si lo lavas bien y lo cuidás te puede acompañar mil proyectos.
En líneas generales, un juego de herramientas básicas, un taladro con mechas y un kit básico de bandeja, pincel y rodillo hace que nuestros arreglos en casa sean más simples.
También si no querés invertir siempre podés preguntar a alguna familiar o amigo si te los presta un fin de para experimentar. Condición: devolver rápido y en condiciones!

– ¿Cuales creés que son los mayores beneficios de contar con hogar estéticamente agradable, ameno? ¿Y de lograrlo una misma?
– Cuando yo hablo de ‘un hogar que te encante’ pongo de referencia los cuerpos de las revistas. Durante años nos vendieron cuerpos perfectos con photoshop. Con la deco pasa mucho eso. Las casas de las revistas nunca tienen cacerolas en la bacha, ni juguetes por todos lados. No tienen pelos de perro en el sillón ni el tender en el balcón.
Por eso para empezar a ser felices en nuestro hogar tenemos que ser conscientes que esas casas no existen y si existen, son las menos.
Bajar la vara de la perfección y dejar de pensar que es lo correcto por lo que me encantaría que fuera. Nunca decorar para los que nos visitan sino decorar para los que vivimos.
Disfrutar tu casa y sentirte feliz ahí es un tema estético y funcional pero también una filosofía de ver las cosas.

@decopordosmangos